Del Autismo Invisible

(Ceguera Social)

A primera vista, para la mayoría de las personas, Noa no se diferencia de cualquier otro niño. Cuando comienza a chillar o tener una rabieta, puede parecer una niña malcriada y nosotros (sus padres) unos irresponsables. Ya si empieza a dar saltitos y palmotear, hay quien va entendiendo que esto no es una cuestión de modelo de crianza… algunos adultos, se acercan a reñirle (en nuestra presencia). La niña que no sabe identificar las emociones ajenas, no presta atención alguna. Entonces, aquel valiente adulto nos mira con incomprensión y ahí llega la frase que, a modo de disculpa (a veces), y con hastío (la mayoría) pronunciamos: es que tiene autismo. Entonces el adulto, generalmente se disculpa y se aleja avergonzado a veces, conmovido o impotente otras. Y es que es realmente muy difícil de entender para la gente que no convive con ello, que haya niños con un trastorno neurológico y que su apariencia física no los delate.

¿De quién es culpa lo anterior? pues como siempre, de la falta de educación en la diversidad y en la inclusión. Por un lado, la escasa visibilidad de este colectivo, pues ellos han sido en un pasado no muy lejano carne de psiquiátrico, motivo de vergüenza para sus familias, ocultados por una sociedad que no creía en ellos y en sus capacidades. El autismo, a mediados del siglo pasado, se diagnosticaba bajo el nombre (o sobrenombre) de esquizofrenia infantil y los especialistas aconsejaban a los familiares internarlos en centros psiquiátricos de por vida. Por fortuna, con los avances en el campo de la neurología y la psiquiatría, esto va quedando atrás como un oscuro recuerdo… o a veces, no tanto. Y es que la sociedad del “primer mundo” está empezando a entender que ser diferente o muy diferente, también forma parte de la naturaleza humana.

Queda mucho por hacer, educar en la neurodiversidad es un reto de la sociedad moderna . De la mano de profesionales cada vez más formados y concienciados, esta nueva generación de padres que no nos avergonzamos, aceptamos a nuestros hijos tal y como son y luchamos por sus necesidades y derechos, cada día daremos un paso más hacia la integración total.

Yo amo a alguien con autismo y lo proclamo a los cuatro vientos ¿y tú?

8 comentarios en “Del Autismo Invisible

  1. Hola yo te acompaño en el camino. Mi hijo Le pasa como a tu niña. También moveré cielo y tierra.

    Le gusta a 2 personas

    1. Gracias por tu comentario! y mucho ánimo a ti también. Un abrazo

      Me gusta

  2. Marina Hernandez 12 junio, 2019 — 3:51 pm

    Hola. Yo he trabajado con algunos niños con dificultades especiales y son personas increíbles, de quienes aprendes mucho.
    Yo tengo una dificultad pero es física y al visualizarse, es más aceptada, aunque el escaso caso es el mismo.
    Muchas mamás, no os queda otra, sois vosotras y sus padres quienes vais a remover conciencias e instituciones.

    Le gusta a 2 personas

    1. Marina Hernandez 12 junio, 2019 — 3:53 pm

      Quería poner. Luchad mamás!!!!

      Le gusta a 2 personas

    2. Poco a poco algo vamos sabiendo las personas que no conviven directamente con el autismo y ese poco es gracias a personas como tu que tiran con todo hacia adelante. Te animo al máximo a seguir luchando….y a ver si poco a poco la sociedad y las instituciones lo hacen más visible y sobre todo que existan suficientes apoyos, también económicos que os hagan la vida diaria un poco mas fácil….e integrada.

      Le gusta a 2 personas

      1. El camino es largo porque la visibilidad de estos niños ha sido muy poca, se los sacaba directamente del circuito educativo y eran llevados a terapias en hospitales y centros. Su destino final en la mayoría de los casos era el psiquiátrico. Por eso, casi nadie estaba familiarizado con este trastorno hace unas décadas. Yo creo que es un buen momento histórico para ellos, al menos, mejor que los precedentes. Aquí seguiremos luchando para que lleguen las mejorías. Un abrazo y gracias por tu interés y apoyo.

        Me gusta

    3. Hola Marina, gracias por tu comentario. Como bien dices, no nos queda otra que luchar… es algo que va implícito en el amor de padres. Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close